Cuidado con las Olas de Calor

Cuidado con las Olas de Calor

Con la llegada del verano también vienen las olas de calor y debemos tomar algunas medidas para que está no nos afecten nuestro organismo y nuestra salud en general. Te explicaremos todo lo que debes saber de las olas de calor en AQUAPEDIA – La Enciclopedia del Agua y la Hidratación

Lo primero que debes saber es los efectos que estas nos producen, en primer lugar podemos padecer de calambres, esto se debe a que con el calor perdemos las sales de nuestro cuerpo que ayudan a que nuestros músculos se mantengan en óptimo estado.

Además podrás sentir agotamiento, así como malestar general, dolores de cabeza, náuseas, vómitos o incluso una sed intensa. Estos síntomas también los relacionamos con la deshidratación del cuerpo, que además nos produce decaimiento.

olas de calor

Por otro lado, los golpes de calor fuertes pueden hacernos sentir con náuseas, la piel caliente y enrojecida, así como el aumento de la temperatura corporal, la inestabilidad cuando caminamos, mareos, incluso algunas personas pueden padecer de convulsiones.

Protégete del calor de esta manera

Una de las mejores formas para que te protejas del calor es que uses el sentido común y las medidas que nuestras costumbres nos han llevado a que nos protejamos del calor, esto puede ser un poco obvio, pero es muy importante tomarlas en cuenta.

  • Evita salir de tu casa al medio día o a las 6 de la tarde, estas son las horas donde el calor se siente mucho más intenso.
  • Hidrátate, es muy importante que no esperes a tener sed para tomar agua o líquidos que estén fríos.
  • Debes evitar a toda costa las comidas muy pesadas, toma frutas y verduras.
  • Debes comer menos y más veces al día, evita tomar las comidas calientes y no abuses del alcohol. Debes disfrutar de una dieta tradicional de verano, que está principalmente basada en los platos fríos, ensaladas y frutas.
  • Intenta evitar a toda costa las actividades que puedan exigirte un esfuerzo físico muy importante en los horarios donde hace más calor. En caso de que esto sea inevitable, mantente hidratado, antes, durante y después de la actividad. Al momento en que empieces a sentirte demasiado cansado o mareado deberás ir a un lugar con sombra y tomar un descanso.
  • Planea actividades en la mañana o después del atardecer.
  • Usa ropas que tengan tejidos naturales y que además sean ligeras y holgadas de colores muy claros. No olvides usar sombreros o gorras, así como gafas de sol y mucho protector solar.
  • Usa una protección solar que tenga un FPS mayor a 15.
  • Permanece cerca de espacios que tenga mucha ventilación o que tengan aires acondicionados.
  • Cuando estés en casa y si no tienes aire acondicionado, pasa el mayor tiempo posible en las habitaciones que sean más frescas.
  • Durante el día mantén todas las persianas bajas y cierra las ventanas, por la noche ábrelas para que se ventile la habitación.
  • Mantén los alimentos en la nevera y siempre está atento a las medidas de higiene de los mismos.
  • Mientras estés en auto no dejes a los niños, mascotas o ancianos con las ventanas cerradas.
  • Siempre mantente atento en ayudar a las personas que puedan estar en un mayor riesgo de sufrir algún síntoma por los efectos de la ola de calor.

Datos sobre lo que debes hacer si alguien está muy afectado por la ola de calor

1-. Lo primero que debes hacer es llamar a emergencia y explicarle el caso.

2-. Retira la ropa de la persona para que le entre más aire.

3-. Si está consciente deberás colocarlo con la cabeza elevada y hazle beber mucha agua.

4-. Refréscale la cara y las axilas con agua muy fría y con hielo. No lo metas a una bañera, pues el golpe de calor a frío puede hacerlo convulsionar.

5-. En caso de que esté inconsciente deberás recostarlo de un costado con las piernas flexionadas.

6-. No le des agua mientras esté inconsciente, la persona podrá ahogarse.

Estas son las personas que deben estar más protegidos del calor

  • Principalmente debemos estar atentos a las personas mayores, con alguna discapacidad, que sean menores de los 5 años de edad y a los bebés.
  • Las personas que padecen de alguna enfermedad crónica, como puede ser la hipertensión, la diabetes, la cardiopatía, la obesidad o el alcoholismo.
  • Si la persona toma alguna medicación frecuentemente. Así como aquellos que toman diuréticos y antihistamínicos o quienes consuman una cantidad muy grande de alcohol de forma frecuente.
  • Las personas que trabajen físicamente de manera intensa, hagan deporte al aire libre cuando hay temperaturas muy elevadas.

En caso de que encuentres a algún adulto mayor y esté afectado por una ola de calor deberás evaluar su situación física e incentivarlos a tomar agua, aunque no tengan sed. Presta atención si no tiene signos de deshidratación, como sequedad en la boca, somnolencia o confusión.